Apps para encontrar la casa de tus sueños

Latest Posts

Apps para encontrar la casa de tus sueños
Uncategorized lidac

 

Encontrar una casa para comprar o rentar no es tarea sencilla. Como si de un proyecto científico se tratase, requiere de investigación, consideración de variables y muchos cálculos. Por eso es que incluso hay especialistas en la materia y también están los que asumen la búsqueda como un reto y disfrutan al detectar, seguir y tratar de quedarse con las mejores ofertas, cual si fuera un concurso de habilidades.

Para los expertos en bienes raíces, los buscadores independientes y hasta los soñadores, que quieren empezar a probar el terreno e imaginarse cómo podría ser su nuevo hogar, existen apps que aportan gran cantidad de información relevante y permiten compararla. Por ello preparamos una selección de las mejores apps para buscar inmuebles en venta y renta, en diferentes países del mundo. Ya sea que busquen departamentos de lujo en Querétaro o un piso para compartir en Madrid, seguro encontrarán una que les facilite la vida.

Inmuebles 24

inmuebles 24Para quienes buscan inmuebles en México, esta app reúne más de 60 mil anuncios, con información de casas, departamentos, oficinas, locales comerciales y terrenos en todo el país. Se pueden aplicar filtros por categoría de inmueble, número de habitaciones, metros cuadrados o rango de precios. Es gratuita y está disponible para iOS y Android.

RE/MAX

Otra opción para buscar inmuebles en nuestro país. Si activamos las funciones de localización, nos mostrará opciones cercanas a la zona donde nos encontremos. Ideal para quienes ya tienen en mente dónde les gustaría vivir o quieren saber cómo están los precios en un lugar determinado. También gratuita y disponible para iOS.

realtorRealtor.com

Si quieren darse una idea del panorama inmobiliario en Estados Unidos, descarguen Realtor.com. Publica más de 800 mil anuncios y los actualiza cada quince minutos. Aunque pueden encontrar opciones para rentar e incluso para estancias temporales, como unas vacaciones, el fuerte de la app son las propiedades en venta. Una de las funciones favoritas de los usuarios es que muestra información y calificaciones de los servicios disponibles en cada fraccionamiento, incluyendo escuelas. Gratuita para iOS y Android.

Home.com

Una opción más para encontrar casa en el vecino del norte. Home.com es un poco más sofisticada. Su interfaz tiene un mapa interactivo en el que se muestran las propiedades y que puedes explorar para conocer la infraestructura y los servicios de la zona, investigar el valor promedio de los inmuebles y ver imágenes detalladas de las propiedades. La única desventaja es que sólo está disponible para los usuarios de iOS; también es gratuita.

Trovit Casas

Esta es una app para los que aspiran a ser ciudadanos del mundo, porque contiene información de propiedades en 46 países, incluido México. La información se puede filtrar por ubicación, tipo de inmueble y precios. Además cuenta con un newsletter, que incluye los anuncios más recientes y consejos para la compra o renta.trovitCon el apoyo de la tecnología, encontrar la casa soñada o el inmueble perfecto para invertir ya no es tan complicado. Pruébenlas todas y dense al menos la oportunidad de imaginarse en una nueva vida.

¿Qué hay de nuevo, Brandish?
Uncategorized lidac

Si eres auténtico seguidor de algo, ya sea un equipo deportivo, una banda de rock, una serie de televisión o una marca, seguro quieres mantenerte al tanto de todo lo que hacen y saber a cada momento qué hay de nuevo.

Antes podía bastar con leer periódicos y revistas o ver los noticieros para saber cómo andaba el mundo. Pero en una época en que la información se genera a ritmos vertiginosos y en una gran variedad de formatos –artículos, imágenes, videos o publicaciones en redes sociales–, las fuentes tradicionales ya no son suficientes.

leer-revistas

Por otra parte, esa efervescencia de contenidos no ha hecho más que aumentar nuestro insaciable deseo de averiguar qué sucede. Ya no podemos contentarnos con saber que la nueva edición de nuestra fragancia preferida saldrá el próximo mes; también queremos enterarnos de cómo se prepara el lanzamiento, cuál fue la inspiración para reinventar el producto, quiénes serán los modelos que se convertirán en su imagen y qué hacen los ejecutivos de la marca en este preciso instante.

Twitter, Facebook, Instagram y otras redes sociales tratan de ayudarnos a saciar esa sed de novedades. Aunque siempre podemos pedir más, y lo hacemos. Y cuando se trata de afrontar retos que pocos serían capaces de superar, las apps llegan al rescate.

Brandish es un proyecto desarrollado para satisfacer las necesidades de información y actualizaciones de los fanáticos de las marcas. Ya sea que adoren los diseños de Prada, los colores de Sephora o las combinaciones de sabores de Ben & Jerry’s, los usuarios de la app podrán establecer sus intereses y recibir las noticias más relevantes y actuales acerca de ellos.

brandish

La app reúne todo lo que las marcas hacen para incrementar su reconocimiento entre los consumidores y mantenerse en el top of mind. Como sabemos, dichas estrategias ya no se reducen a las campañas publicitarias tradicionales, sino que incluyen la creación de contenidos de interés para el público objetivo y hasta el detrás de cámaras de estas iniciativas. Sí, cuando un material publicitario es interesante, los usuarios no sólo quieren verlo, sino que también desean saber cómo se hizo. La oferta de Brandish incluye todo esto, además de notificaciones de promociones y descuentos especiales lanzados por las marcas, mismos que los usuarios de la app pueden conocer antes que nadie.

Para compartir su creación con el mundo, los creadores de la aplicación organizaron el Brandish Lauch Party, que se llevó a cabo el pasado 17 de marzo, en el penthouse del Rivington Hotel, en Nueva York. Los festejos por el Día de San Patricio, una de las celebraciones más importantes del Irlanda y muy popular en los países anglosajones, sirvieron de pretexto a la compañía para dar una glamurosa fiesta, en la que se reunió lo más hip de la comunidad neoyorquina y los medios de comunicación.

Aunque Jeff Perla, representante de Brandish, no parecía tener mucha idea, la fecha no pudo ser más adecuada para la presentación de una app como la suya. San Patricio fue un monje de origen británico, encargado de evangelizar, es decir, de llevar buenas nuevas, a los territorios paganos de la Irlanda del siglo IV. Sí, el tipo de novedades que transmitía era de otra índole, pero el afán de comunicar y establecer vínculos entre distintos ámbitos del mundo es semejante. Si San Patricio fue pionero en la misión de llevar el conocimiento a lo que en su época se consideraban los confines de la Tierra, Brandish podría ser un parteaguas en la entrega de contenidos de actualidad para los seguidores de las marcas.

La aplicación está disponible para iTunes y Android y la descarga es gratuita. No esperen más para probarla y averiguar qué hay de nuevo.

brandish-party

Todo se moderniza
Uncategorized lidac

Cuando de impuestos se trata, puede ser tentador mostrar una doble moral. En nuestro país, si bien es difícil encontrar una justificación válida para no cumplir con las obligaciones fiscales, la actitud de cualquier contribuyente es desmotivada por la mala administración de los recursos públicos.

Esto ha generado y reforzado la tradición de “quiere factura o nota”, permeando en todos los negocios, dada la situación de que el proceso de solicitud de facturas puede generar huecos en donde no se solicitó una factura por parte del usuario y si el plazo de solicitarla expira, entonces esa transacción no existió.

Y pueden ser casos tan simples como cuando vamos a las plazas o centros comerciales y al pagar el estacionamiento, nos aparece un mensaje en la pantalla que si se desea el recibo debemos de oprimir un botón en la pantalla o en la máquina.

pago-estacionamiento

En caso de que no aprovechemos los dos o tres segundos en que podemos solicitarlo, sale el boleto sellado y no hubo recibo.

Yo me pregunto si no debería ser obligatorio que emitieran los comprobantes, independientemente de que se soliciten.

Con la llegada de la facturación electrónica, que a partir de este año es susceptible de ser auditada también en forma electrónica, las empresas deben poner más atención a estos procesos.

Esto me recuerda lo que en alguna ocasión me compartiera un experimentado auditor: “si no hay observaciones en una auditoría, entonces está mal hecha”.

Se podría tomar como que todo es perfectible o bien como que a fuerza hay que encontrarles algo… bueno, eso ya no me lo dijo, lo infiero.

Afortunadamente los proveedores de servicios autorizados de facturación electrónica se han multiplicado y ofrecen una gran gama de opciones para no meterse en problemas.

Algo importante es que antes de contratar los servicios de una empresa de este tipo, es necesario verificar que son realmente autorizados para realizar estas gestiones en la página del SAT.

consultoria-fiscal2

La Factura Electrónica (CDFI-Comprobantes Fiscales Digitales por Internet) requiere de un folio que tiene que emitirse por el SAT (Servicio de Administración Tributaria) para darle validez a un comprobante fiscal, que avala una transacción tanto para el cliente como para la empresa que lo emite.

Este folio se debe solicitar por medio de un Proveedor de Certificación CDFI y por tanto la empresa debe contratar los servicios del proveedor, quien hará esa gestión para ella.

Si la economía no está muy boyante, entonces se puede usar el servicio de generación de facturas electrónicas proporcionado por el mismo SAT, que es un servicio totalmente gratuito.

Sin embargo, hay comentarios de que es un servicio que llega a tener fallas y es difícil en ocasiones recuperar los folios y las facturas firmadas.

Cada quien habla de la feria según le va, mas la opción gratuita existe como tal.

La mayoría de los proveedores de certificación ofrecen muchos servicios que agregan valor a la facturación electrónica, tales como validación de folios de facturas recibidas, servicios financieros y contables empresariales, de manera que de paso podrían hacer un cierto tipo de outsourcing para las áreas contables si se deseara.

Las opciones que existen son muchas y muy variadas, solo es cosa de buscar, preguntar y contratar.

 

Una breve historia de un pedazo de plástico
Uncategorized lidac

Corría el año de 1968 cuando el tío Pepe me mostró su flamante, moderna y práctica tarjeta “Bancomático”. Para entonces, yo era un chamaquito que ni idea tenía de lo que significaba una tarjeta de crédito.

En alguna ocasión lo acompañé a una librería que estaba en Coyoacán y cuando llegó a pagar, no sacó dinero sino la tarjeta, firmó un papelito y nos llevamos los libros. En ese momento, lo único que me vino a la mente fue “yo quiero una de esas tarjetas, ¡no se necesita dinero!”.

Durante poco más de una década, el tener tarjeta de crédito era una distinción para algunos… para otros eran dolores de cabeza, pues las tarjetas tienen su utilidad si se les maneja apropiadamente, no para gastar lo que no se tiene.

tdc

Con el paso del tiempo, cuando todos tenían una tarjeta, comenzaron a salir tarjetas nacionales y las internacionales, no les diré que fue otra punzada de moda.

Al paso del tiempo, al terminar la carrera, a finales de los 80, tuve oportunidad de tener mi primera tarjeta de crédito y era relativamente fácil tener una, pues los bancos competían por reclutar a cuanto individuo se dejara y también era común que se tuvieran varias tarjetas.

Una variante de las tarjetas de crédito se dio después, cuando se comenzaron a emitir las tarjetas de débito, que lo que hacen es disponer del dinero que se tiene, sin crédito, solamente para no cargar efectivo.

La tecnología es una arma de dos filos, pues toda comodidad genera su contraparte y es importante tenerla en cuenta… Algunos ingeniosos comenzaron a “clonar tarjetas” y se conocieron los primeros “ciber-delitos”.

Y cuando creíamos haberlo visto todo, llegó internet a México y no tardó mucho en que se pudieran consultar los estados de cuenta y generar algunos pagos electrónicos.

Esta es una historia que ya es más fácil que todos conozcan y los usos de una tarjeta son muy variados.

La dupla tarjeta+internet es una combinación interesante, pues el patrón se repite… si se usa apropiadamente, pero si se abusa, ni les cuento.

Actualmente los pagos vía internet son un gran recurso que tenemos a nuestro alcance, pues se pueden hacer mil cosas, como comprar boletos para el cine, boletos para conciertos, reservar y pagar boletos de avión o habitaciones de hotel… y todo desde la comodidad de una computadora, solamente requiere de internet y listo.

Las aplicaciones de los pagos electrónicos, que requieren de algún tipo de tarjeta, son muy variadas y el modelo ha dado pauta para servicios de “dinero electrónico”.

comprar-boletos

Seguramente todos hemos visto los logos de PayPal o de Bitcoin, que nos permiten hacer o recibir pagos de “dinero virtual” y que después se puede descargar en una tarjeta de crédito o débito.

Con toda esta parafernalia, ahora los cuidados que se deben tener se relacionan con transacciones electrónicas y las instituciones bancarias han creado todo tipo de mecanismos para hacerlas seguras y proteger al cuentahabiente.

¿Qué sigue en esta historia? no es muy seguro, tal vez estemos próximos a ver que desaparezca nuestra querida tarjeta de plástico y se pague con ayuda de los teléfonos móviles, como se comienza a hacer con el sistema Apple Pay. Es una nueva tendencia y el adoptarla mundialmente seguramente tomará un poco de tiempo, tal vez el final del cuento para las tarjetas esté próximo.

Para que nunca pierdas crédito
Uncategorized lidac

Una de mis actividades preferidas al llegar a casa, sobre todo después de un largo y estresante día de trabajo, es leer con buena música de fondo. A veces pongo un disco, en otras ocasiones abro la biblioteca de mi computadora, o bien me conecto a plataformas como Spotify. Esto último me gusta, porque además de que tengo almacenada mi selección de álbumes ya conocidos, puedo descubrir nueva música.

Cuando quiero consentirme aún más o hago un descubrimiento que realmente me cautiva, me permito hacer algo que podría considerarse impulsivo; visito una tienda de música en línea y descargo esas emocionantes novedades. Por supuesto, no es algo que haga cada semana y mucho menos a diario, aunque debo admitir que con la facilidad que da el “comprar con un clic”, a veces es difícil resistir la tentación de seguir ampliando el acervo musical o, ya que estamos de compras, la biblioteca, el guardarropa, el mobiliario y lo que se antoje.

Sí, las tarjetas de crédito pueden ser un gran recurso financiero. Son prácticamente indispensables para ciertas transacciones, como la reservación de vuelos y hoteles; también ayudan a sortear imprevistos, como una emergencia de salud o un desperfecto en casa, y nos facilitan el acceso a esos pequeños caprichos que todos nos merecemos de vez en cuando. Pero sin una buena administración, aunada a constantes ejercicios de autodominio, las tarjetas de crédito pueden volverse los peores enemigos, pues nos llevan a gastar lo que realmente no tenemos.

deudas-tarjeta

Los bancos, que ante todo están interesados en tener clientes cautivos, han creado distintas modalidades de renegociación de deuda para que los morosos se pongan al corriente con los pagos y conserven sus tarjetas. Sin embargo, vivir con deudas no es conveniente ni sano, así que hoy te comparto algunos consejos para que siempre tengas crédito y tranquilidad.

  1. 1. Comprende tu plan crediticio

El principal error que cometemos al tener una tarjeta de crédito es el no entender en qué consisten términos como línea de crédito, pago mínimo, pago para no generar intereses o tasa de interés. Sobre todo hay que tener claro en qué consiste un crédito; no es dinero que nos regalan y no necesariamente es un reflejo exacto de nuestras capacidades de pago. También hay que distinguir entre el pago mínimo y el pago para no generar intereses; el primero es lo mínimo que puedes abonar para no empezar a endeudarte y el segundo es con el que realmente estarás al corriente con tu deuda. De hecho, lo mejor es hacer pagos totales, para que no te quedes con el lastre de ningún adeudo.

  1. 2. Evalúa tus finanzas

Lo primero que debes valorar al solicitar una tarjeta de crédito no es cuánto pueden darte de línea, sino cuánto puedes pagar. Los bancos otorgan las líneas de crédito en función de los ingresos del cliente, así como de su historial crediticio, pero solo el tarjetahabiente conoce todos los detalles de sus finanzas personales y sabe qué tanto puede llegar a pagar. Si te conceden una línea de crédito que consideres excesiva, pide una reducción o busca otros productos que te ayuden a controlar mejor los gastos.

  1. 3. Gasta en función de tus ingresos

Como antes mencioné, el crédito no es un regalo, ni un “dinero extra”, sino un recurso financiero para hacer cierto tipo de compras, que luego tendrás que pagar. Instituciones como la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) aconsejan que antes de solicitar una tarjeta de crédito, se haga una lista de todos los gastos que se deben cubrir al mes; hay que considerar también un monto para el ahorro y otro para emergencias. Luego se debe comparar el total de gastos con el de los ingresos y ver cuánto sobra para pagar gastos adicionales, como los de la tarjeta de crédito. Según este organismo, lo máximo que se debe destinar del ingreso mensual para el pago de deudas es el 30 por ciento. Si tus ingresos actuales no te permitirían reservar esa cantidad para el pago de una tarjeta, lo mejor es que esperes un poco para solicitar una.

  1. 4. Paga más del mínimo

Lo mejor que puedes hacer al manejar una tarjeta de crédito es ser un “totalero”, es decir, pagar todas tus compras del mes antes del plazo establecido. Así no generas intereses, tienes el control de tu deuda y puedes obtener los beneficios que las instituciones bancarias suelen otorgar a los clientes cumplidos.

El mundo en la punta de tus dedos
Uncategorized lidac

Es increíble todo lo que se puede hacer desde casa, o desde donde el lugar que más nos guste, con sólo tener una conexión a internet. Leer, comprar, ver videos, platicar con gente a kilómetros de distancia o disfrutar eventos que se llevan a cabo al otro lado del mundo, como si estuviéramos ahí, o casi.

compras-amigas

Esto no era así hace diez años, por lo menos en países como México, donde el desarrollo de internet ha seguido un ritmo distinto. Recuerdo que si quería ir a comprar algo que necesitara o que se me antojara tener, la experiencia se convertía en todo un paseo. Si se trataba de adquirir ropa nueva, y lograba que mis papás me dieran dinero, era inevitable la llamada a las amigas para ver si querían ir… ¡y por supuesto que querían! Aunque no tuvieran algo especial qué comprar, sabían que no se trataba sólo de ir a la tienda, sino de divertirnos probándonos ropa, tomar un café después, quizá ir al cine; en fin, la compra se volvía un mero pretexto para vernos.

Tratándose de aparatos electrónicos y de tecnología, el compañero de compras era mi papá. No sólo porque le entusiasmaba el tema, sino porque él sabía mejor que nadie cómo tratar con los vendedores para que no le quedara ninguna duda ni lo confundieran con “letras chiquitas”. Si quería tener el mejor producto, al precio justo y con una garantía en términos claros, mi papá era a quien debía tener de mi lado.

Y para compartir mis grandes aficiones, la música y los libros, nadie como mi mamá. Muchas veces he pensado que, más que madre e hija debimos ser mejores amigas, porque nos entusiasman las mismas bandas, los mismos autores y aunque cada quien tiene gustos propios de su generación, incluso eso podemos compartir, sin que la edad o los cambios en las modas cuenten.

Pero el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología cambiaron mucho las cosas. El tiempo hizo que comenzara una carrera profesional, trabajara y me mudara a mi propio espacio. Aunque seguí (y sigo) en contacto con mi familia, las salidas de compras o por cualquier otro motivo se hicieron menos frecuentes. Por otra parte, el vertiginoso ritmo de vida de la época actual ha hecho que todas las necesidades deban resolverse de manera más inmediata, e internet ha facilitado esa pronta satisfacción.

Recuerdo la catástrofe que me sucedió cuando estaba por terminar mi proyecto de maestría. Sin motivo aparente –salvo la saturación de archivos que probablemente ya tenía- mi laptop se negó a encender un día. La llevé al servicio de reparación y me dijeron que el disco duro había dado todo lo que tenía que dar; en otras palabras, tenía un daño irreparable, y ni siquiera era posible formatearlo o rescatar la información. Para concluir, sólo les diré que así aprendí, de la manera ruda, la importancia de respaldar todo, todo, todo cuanto uno haga en la computadora.

Luego de reponerme de la crisis nerviosa, debía superar otro problema, conseguir una nueva computadora. Como tenía mucho trabajo por recuperar –mejor dicho, por volver a hacer- quería tener mi nuevo equipo ya; sentía que no podía esperar al fin de semana para ir al centro comercial, como hubiera hecho en otros tiempos. Sin poder aguantar más, me atreví a molestar a mi vecino y preguntarle si podía usar su computadora para buscar una tienda de tecnología en línea. Debí parecerle una loca, aunque de hecho disimuló muy bien la sorpresa y hasta me dio una recomendación; me habló de un e-commerce llamado Cyberpuerta, que precisamente vendía todo lo relacionado con equipo de cómputo. De inmediato los busqué, encontré un equipo que me gustó y los contacté para hacer el pedido y explicar la “gravedad” de mi caso; fueron de lo más atentos y hasta programaron una entrega rápida, para que no tuviera que esperar demasiado por mi equipo.

ecommerce2

Después de esa experiencia de compra en línea siguieron muchas más. Ahora ya no debo esperar a tener todo un día libre para comprar los libros, discos o accesorios que quiero y hasta ropa he comprado en las tiendas online. Eso sí, extraño las reuniones y paseos en los que se transformaban los antiguos días de shopping, pero también creo que estas facilidades del mundo virtual no tienen por qué desconectarnos de los demás; por el contrario, pueden dar lugar a otras formas de reunirse.

Y falta mucho por ver
Uncategorized lidac

Internet surgió en Estados Unidos hace 45 años, a partir de un proyecto militar llamado ARPANET y estuvo disponible a finales de la década de los 80.

Los primeros servicios que ofreció a la gente fueron el correo electrónico, repositorios de archivos en servidores remotos (FTP-File Transfer Protocol), canales para el chat (IRC-Internet Relay Chat) y servicios de información llamados Gopher (hoy extintos).

Tan sólo unos años después, en 1993, nacen los servicios web creados por Tim Berners-Lee. El primer navegador con gráficos que prácticamente fue un prototipo y se llamó Nexus.internet

Funcionaba en Unix y sirvió de base para crear el primer navegador comercial llamado NCSA Mosaic.

La simplicidad del lenguaje para crear las páginas (HTML-HyperText Markup Language) y establecer enlaces entre ellas y sus componentes ayudó a que la web floreciera más rápido que los conejos y se ubicó como el principal uso de la plataforma ofrecida por internet.

Después de que las páginas estáticas invadieron la web, literalmente todo se comenzó a “mover”, con GIFs animados y Flash las páginas comenzaron a tener un aspecto más atractivo y funcional.

Estas nuevas opciones visuales sirvieron para avivar más el entusiasmo para crear páginas e impulsar algunos servicios un tanto primitivos para ofrecer en línea.

Los lenguajes de programación invadieron los servidores web para agregarle funcionalidad a las páginas, esto es que el HTML se encargaba de la interfaz y un sólo programa atendía las peticiones de todos los usuarios.

Estos programas germinaron aún más rápido y se incorporaron a la web el PHP, Java y JavaScript.

Para entonces, la interfaz gráfica cobró vida y los servicios que se ofrecieron no se hicieron esperar. Comenzaron las compras en línea, reservaciones de hotel, compra de boletos de avión e impresión de pases de abordar.

La evolución sigue y hoy en día la educación en línea es una realidad, los servicios de impresión remota, las compras y ventas de todo tipo de cosas son lo cotidiano en Internet.computacion

Algunas áreas de la medicina aprovecharon muy bien este recurso para mejorar los diagnósticos.

Por ejemplo, si vamos al oculista para hacer un estudio de la vista nos colocan en la cámara de fondo de ojo, que es ese aparato en que recargamos la barbilla y nos hacen una toma del interior del ojo.

En ese mismo momento, la cámara puede transmitir vía internet los datos e imágenes de nuestro ojo a un especialista que se encuentre en cualquier parte del mundo y opinar sobre nuestro caso.

Incluso las operaciones a control remoto son una realidad, utilizando equipos que reciben la manipulación del médico y la transmiten para ser reproducida en algún otro lugar por un robot que replica los movimientos.

Como el doctor que controla ve lo que sucede, ya no se debe esperar a que venga el especialista para que realice alguna parte de la intervención. Prácticamente no existen fronteras.

La forma en que internet se ha incorporado a nuestras vidas es inimaginable y estoy seguro de que aún quedan muchas sorpresas por ver.

Encuentro de generaciones
Uncategorized lidac

Estoy más que contenta porque uno de mis sueños por fin se hizo realidad y es el tener mi propia agencia de coaching y más contenta aún porque conseguí instalar mis oficinas centrales en unas hermosas oficinas amuebladas en Polanco.

Sí, en Polanco, donde pareciera que es un lugar solo para cierto sector. Pues bien, te comparto que existen formas muy ingeniosas en donde puedes tener acceso a este tipo de recursos sin mermar tu bolsillo.

oficinas amuebladasLo que sí, es que esta opción solo es factible para cierto tipo de emprendimientos. Mas no te limites y contacta a Network Oficinas para ver si su propuesta se ajusta a tus necesidades.

Y por muchas razones este emprendimiento me emociona y llega en un momento muy especial, tanto en mi vida como en la presente situación económica.

Leí hace poco un artículo que tocaba puntos que a muchos de nosotros nos afectan directamente, temas como el trabajo, el empleo, profesiones y especialmente sobre sus tendencias y lo que nos depara el futuro muy, muy cercano.

Para empezar, utilizó un término que me dejó reflexionando y fue “la generación de migrantes digitales”.

Sobre este punto a lo que se refiere es que hay una diferencia sustancial sobre las generaciones que no “nacimos” insertados en la era digital y que más bien algunos la hemos ido adaptando o adoptando, mientras otros congéneres se han resistido por voluntad propia o porque no tienen acceso a las tecnologías.

tecnologiaY está la contra parte, la generación de “nativos digitales”; con esto se refería que prácticamente son las generaciones que ya vienen con el “chip integrado”.

Son nuestros niños y jovencitos que a su corta edad ya tienen acceso a un dispositivo digital y lo manipulan sin ningún tapujo ni problema.

Ambos aspectos tienden a moverse en lo que hoy tenemos frente a nosotros, como son los accesos a nuevas tecnologías que cambian tan rápido y sin respiro, en donde la adaptación a dichos cambios se debe hacer a una velocidad vertiginosa; es muy evidente la forma en cómo lo aborda cada uno de estos grupos.

Estos términos me dejaron reflexionando un buen rato, ya que recuerdo que cuando decidí estudiar una carrera universitaria, el tema de la computación era tan nuevo que ni computadoras teníamos en casa. Por ejemplo mi carrera es una de las pioneras de este ajuste a los avances de las nuevas tendencias.

Para que tengas un poco de idea, por allá de 1991, cuando estaba en el cuarto semestre de la carrera, tuve oportunidad de comprar mi primer computadora. ¡Oh Dios mío! Tenía una computadora para mi solita.

Esta súper computadora personal tenía 512 kb de memoria, con dos floppys de 5 1/4”. Por supuesto, no tenía disco duro, ni ratón, y la pantalla era monocromática. Para prenderla necesitaba colocarle el disco de arranque y ¡voilá! Sucedía la magia…

¿Internet? Apenas lo vi llegar a la universidad en 1993, cuando ya estaba trabajando, en casa… eso no existía. Internet llegó a mi hogar por ahí de 1998 y era a través de un modem… Vaya, ¡que viejos tiempos Sr. Filemón!

¿El celular? Otro tema para recordar… Mi primer celular lo tuve cuando tenía escasos 30 años y bueno, nada que ver con un smartphone… en fin.

Efectivamente mi generación pasó de no saber que existían las computadoras y la era digital a ser ahora parte sustancial de estas nuevas tendencias.

Ahora, si no nos subimos a esta mega autopista, sencillamente estamos cavando nuestra tumba y esto se ve reflejado justamente en lo que en los próximos años se prevé en cuanto a las tendencias del empleo, formas de contrataciones y las nuevas profesiones.tecnologia-y-educacionY junto a este panorama digital, tenemos por otro lado lo que se acaba de “hablar” en el Foro Económico Mundial, conocido como el Foro de Davos, en donde ya se anuncia la inminente llegada de la “cuarta revolución industrial” y tan solo en este rubro tenemos para platicar largo y tendido.

Después de revisar ambas esferas, no solo los jóvenes que están por entrar a la etapa productiva se enfrentarán a una situación especial y muy diferente a la que nos enfrentamos sus padres e incluso sus abuelos.

También nosotros seremos afectados por lo que se viene y quienes aún tenemos cancha y mucho valor que dar, estamos ante un gran reto.

De ahí que el contar con mi propio negocio me hace ver un mejor futuro. Obviamente, hay que trabajar y seguir surfeando en las olas de las tendencias digitales y lo que todo ello nos traiga consigo.

Cinco formas divertidas de mejorar tu inglés
Uncategorized lidac

Es indispensable saber inglés; eso nos dice la publicidad, los head hunters, los expertos en educación y los asesores de negocios. Y la verdad es que no necesitaríamos citar a todas estas autoridades, porque la experiencia pone de manifiesto la verdad de la premisa. Nos guste o no, el inglés es un idioma clave en los negocios, la ciencia, la cultura y el acceso a la información. Quienes dominan este idioma están siempre un paso adelante, porque no tienen que esperar a las traducciones para estar a la vanguardia en lo que quieran saber; desde las últimas tendencias en marketing hasta el próximo estreno de una película o serie.

Muchos tuvimos la “suerte” de asistir a escuelas bilingües o en las que al menos se dedicaban varias horas a la semana a la enseñanza del inglés. Escribo la palabra suerte entre comillas, porque si bien puede ser una ventaja el familiarizarse con una lengua extranjera desde temprana edad, los métodos no siempre eran los más adecuados; el sistema de enseñanza tradicional, donde un maestro imparte cátedra y los alumnos escuchan, casi siempre de forma pasiva, todavía domina en algunas escuelas y definitivamente no es el mejor para aprender un idioma. También está el caso de los que salimos de la escuela hablando un perfecto inglés, pero después de algunos años sin practicar de manera constante, perdimos por completo el dominio de la pronunciación. Y, en fin, están quienes se vieron en la necesidad de aprender inglés en la etapa universitaria o incluso al estar trabajando.

Cualquiera que sea tu caso, seguramente la práctica te vendrá bien, así que hoy te presentamos algunas recomendaciones para mejorar tu inglés de manera divertida.

ingles-online

  1. Descarga aplicaciones

¿A poco no somos fanáticos de las apps y aprovechamos cualquier instante libre para entretenernos con lo último que descargamos al smartphone? Bueno, pues estos en programas también son de gran ayuda para el estudio de cualquier idioma, incluido el inglés. Por lo general contienen audios, videos, ejercicios de gramática y hasta conexión con foros para chatear con otros alumnos. Con ellas aprenderás de manera dinámica y serán el mejor complemento para tus clases de inglés online.

  1. Ver películas o series

La televisión o el cine son otras de las grandes aficiones compartidas por mucha gente. Qué mejor que aprovecharlas para ejercitarse en una lengua extranjera. Las series y los documentales de la BBC son muy recomendables para quienes quieran incursionar en el inglés británico, aunque se requiere algo de paciencia y práctica para familiarizarse con el acento. Por su parte, las series y películas de Estados Unidos o Canadá ofrecen una amplia gama de acentos y expresiones.

bbc-docs

  1. Escuchar música

Las canciones en inglés son un aliado fenomenal para quien necesita ejercitar el oído, ya que por lo general emplean frases cortas y repiten líneas. En un mundo en el que todo se comparte, no es difícil tener acceso a una gran variedad de canciones en inglés e incluso es probable que tengas alguna banda o cantante favorito de tierras británicas o estadounidenses, así que aprovecha tu gusto por la música para ganar práctica en la comprensión auditiva y la conversación.

  1. Unirse a grupos de conversación

Pueden ser grupos virtuales o reunirse offline; lo importante es que tengan oportunidad para conversar. Podrás compartir estrategias de aprendizaje, corregir errores, poner en práctica tus conocimientos y hasta tendrás ocasión de hacer nuevos amigos.

travelViajar

Esta es sin duda la mejor opción, aunque también puede ser una de las más complicadas. Pero, bueno, si tienes vacaciones en puerta y dispones de presupuesto, planea el viaje a un país de habla inglesa. No importa si aún no eres experto en el idioma o si dispones de poco tiempo; tú aprovecha cualquier oportunidad para escuchar, comprender y comunicarte.

Una solución financiera para tu empresa
Uncategorized lidac

¿Tienes un negocio o actividad empresarial que se beneficiarían notablemente si tuvieras un auto? Entonces la nota de hoy te puede interesar.

automovilesHay muchas empresas que dependen de la movilidad, principalmente las que manejan entregas o las que proporcionan servicios de traslado. Por su parte, hay profesionistas independientes que requieren moverse por distintos rumbos de la ciudad; por ejemplo, los profesores que dan clases particulares, o los reporteros que cubren eventos.

En cualquiera de los casos que mencionamos, contar con un vehículo propio, disponible a cualquier hora del día, es fundamental. Pero en ocasiones la compra, ya sea de contado o a crédito, es un gasto que la empresa o el trabajador no pueden solventar; o bien, no desean pasar meses pagando por un vehículo que al final del plazo habrá perdido parte de su valor inicial. Ya saben lo que se dice, un auto comienza a perder valor desde que sale de la agencia; y es cierto, además de que aumenta su kilometraje, dentro de un par de años no podrá competir en precio ni en calidad con los nuevos modelos que salgan al mercado.

Para responder al dilema de quienes necesitan un auto, pero no están preparados para invertir en uno propio, está el leasing. El leasing es un sistema de arrendamiento a largo plazo, que brindan tanto empresas especializadas en esta forma de arrendamiento, como algunos bancos e instituciones financieras. La empresa arrendadora compra los bienes, ya sean autos, casas, maquinaria o equipo técnico, y los alquilan a empresas o profesionistas interesados, por plazos que pueden ir desde los seis meses hasta los dos años o incluso más.

El contrato de leasing estipula el monto y la periodicidad de los pagos, así como el uso que se le puede dar al vehículo. Salvo algunas restricciones, como el hacer cambios en la estructura del auto o el destinarlo para ciertas actividades comerciales, el arrendatario puede disponer del bien alquilado como si fuera suyo; es decir, puede usarlo para trasladarse a sus lugares de trabajo, ir a viajes de negocios o brindar los servicios de transportación y entregas que requiera su empresa.

leasingSi consideras que el leasing puede ser un recurso favorable para impulsar el desarrollo de tu negocio o de tus actividades profesionales, hay algunos aspectos que debe tener en cuenta:

  • Para poder contratar el servicio, debes tener una empresa constituida o ser una persona física con actividad empresarial. En otras palabras, tienes que estar dado de alta en Hacienda.
  • Al disponer del vehículo, asumes las obligaciones que tiene cualquier propietario; esto es, contratación y pago de seguro, cumplimiento de los reglamentos de tránsito, y pago de multas e infracciones, de ser el caso.
  • También es tu obligación mantener el vehículo en buen estado y garantizar su seguridad. Así que a los gastos propios del alquiler debes sumarle los del mantenimiento y el pago de un estacionamiento, si es que no dispones de uno en tu casa o lugar de trabajo.

Para conocer más de los beneficios y opciones que puedes obtener de esta solución financiera, consulta a una empresa de leasing en México. Ellos te explicarán a detalle los distintos planes de arrendamiento con los que cuentan y te ayudarán a elegir el más conveniente para tu negocio.